Conócenos

Sobre nosotros

Empezaré por presentarme…

Fui una niña inquieta, con muchísimas ganas de jugar y creativa, con capacidad de expresarme a través de la danza y muy curiosa para aprender de todo. Soy una semilla que se plantó en tierra fértil y he crecido hasta convertirme en un árbol robusto, con capacidad de acoger la diversidad, de cuidar, de dar sombra y fruto, de resistir el temporal, el sol y el frío.

A pesar de ello, me cuesta sentirme satisfecha con mi vida porque, como adulta, caí en el engaño del no merecimiento, de la obligación y de la culpa. Me olvidé de sentir la alegría de vivir. Olvidé quién era, de donde venía y a donde iba. Me sumergí en una vida llena de juicios y exigencias hacia mí misma y hacia los demás. Todavía me cuesta perdonarme la desconsideración y el poco respeto que he tenido hacia mí misma. Perdí la paz sin saber cómo.

Ahora lo veo porque hace unos años empecé el camino de una vida consciente: el proceso que se llama, hoy en día, sanar mi vida.

Finalmente, vuelvo a estar conectada con la mejor parte de mí, con mi esencia, con mi parte creativa. Ahora, con toda la alegría del mundo, puedo ofrecer mi experiencia de vida, lo que sé y compartirlo. Este es mi camino para continuar aprendiendo.

 

María Colors

Si yo he podido, ¡tu también!